Cómo funcionan realmente las estatinas explica por qué no funcionan realmente

Original source: https://people.csail.mit.edu/seneff/why_statins_dont_really_work.html

por Stephanie Seneff

seneff@csail.mit.edu
11 de marzo de 2011

1. Introducción

La industria de las estatinas ha disfrutado de una racha de treinta años de ganancias en constante aumento, a medida que encuentra cada vez más formas de justificar la ampliación de la definición del segmento de la población que califica para la terapia con estatinas. Grandes estudios controlados con placebo han proporcionado evidencia de que las estatinas pueden reducir sustancialmente la incidencia de ataques cardíacos. De hecho, el colesterol sérico alto se correlaciona con enfermedades cardíacas y las estatinas, al interferir con la capacidad del cuerpo para sintetizar colesterol, son extremadamente efectivas para reducir esas cifras. La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los EE. UU. y, cada vez más, en todo el mundo. ¿Qué es lo que no me gusta de las estatinas?

Predigo que el mercado de estatinas está a punto de terminar y será un aterrizaje duro. El desastre de la talidomida de la década de 1950 y el fiasco de la terapia de reemplazo hormonal de la década de 1990 palidecerán en comparación con el dramático ascenso y caída de la industria de las estatinas. Puedo ver que la marea está cambiando lentamente y creo que con el tiempo aumentará hasta convertirse en un maremoto, pero la información errónea es notablemente persistente, por lo que puede llevar años.

He pasado gran parte de mi tiempo en los últimos años revisando la literatura de investigación sobre el metabolismo, la diabetes, las enfermedades cardíacas, el Alzheimer y las estatinas. Hasta ahora, además de publicar ensayos en la web, junto con mis colaboradores, he publicado dos artículos de revistas relacionados con el metabolismo, la diabetes y las enfermedades cardíacas (Seneff1 et al., 2011) y la enfermedad de Alzheimer (Seneff2 et al., 2011). Actualmente se están revisando dos artículos más, sobre el papel crucial del sulfato de colesterol en el metabolismo (Seneff3 et al., Seneff4 et al.). Me ha impulsado la necesidad de comprender cómo un fármaco que interfiere con la síntesis de colesterol, un nutriente esencial para la vida humana, podría tener un impacto positivo en la salud. Finalmente he sido recompensado con una explicación de un aparente beneficio positivo de las estatinas que puedo creer, pero que refuta rotundamente la idea de que las estatinas tienen un efecto protector. De hecho, haré la audaz afirmación de que nadie califica para la terapia con estatinas y que la mejor manera de describir las estatinas es como toxinas.

2. Colesterol y estatinas

Me gustaría comenzar reexaminando la afirmación de que las estatinas reducen la incidencia de ataques cardíacos en un tercio. ¿Qué significa esto exactamente? Un metaestudio que revisó siete ensayos farmacológicos, en los que participaron un total de 42.848 pacientes, durante un período de tres a cinco años, mostró una reducción del 29% en el riesgo de sufrir un evento cardíaco importante (Thavendiranathan et al., 2006). Pero como los ataques cardíacos eran raros en este grupo, lo que esto se traduce en términos absolutos es que 60 pacientes necesitarían ser tratados durante un promedio de 4,3 años para proteger a uno de ellos de un solo ataque cardíaco. Sin embargo, esencialmente todos ellos experimentarán una mayor fragilidad y deterioro mental, tema al que volveré en profundidad más adelante en este ensayo.

El impacto del daño causado por la mitología de las estatinas contra el colesterol se extiende mucho más allá de quienes realmente consumen las pastillas de estatinas. El colesterol ha sido demonizado por la industria de las estatinas y, como consecuencia, los estadounidenses se han visto condicionados a evitar todos los alimentos que contienen colesterol. Esto es un grave error, ya que impone al cuerpo una carga mucho mayor para sintetizar suficiente colesterol para satisfacer las necesidades del cuerpo y nos priva de varios nutrientes esenciales. Me duele ver a alguien abrir un huevo y tirar la yema porque contiene “demasiado” colesterol. Los huevos son un alimento muy saludable, pero la yema contiene todos los nutrientes importantes. Después de todo, la yema es lo que permite que el embrión del polluelo madure y se convierta en pollo. Actualmente, los estadounidenses experimentan deficiencias generalizadas en varios nutrientes cruciales que abundan en los alimentos que contienen colesterol, como colina, zinc, niacina, vitamina A y vitamina D.

El colesterol es una sustancia extraordinaria, sin la cual todos moriríamos. Hay tres factores distintivos que dan a los animales una ventaja sobre las plantas: el sistema nervioso, la movilidad y el colesterol. El colesterol, ausente en las plantas, es la molécula clave que permite a los animales tener movilidad y sistema nervioso. El colesterol tiene propiedades químicas únicas que se explotan en las bicapas lipídicas que rodean todas las células animales: a medida que aumentan las concentraciones de colesterol, la fluidez de la membrana disminuye, hasta una cierta concentración crítica, después de lo cual el colesterol comienza a aumentar la fluidez (Haines, 2001). Las células animales aprovechan esta propiedad con gran ventaja para orquestar el transporte de iones, que es esencial tanto para la movilidad como para el transporte de señales nerviosas. Las membranas celulares animales están pobladas por un gran número de regiones insulares especializadas, apropiadamente llamadas balsas lipídicas. El colesterol se acumula en altas concentraciones en las balsas de lípidos, lo que permite que los iones fluyan libremente a través de estas regiones confinadas. El colesterol también desempeña un papel crucial en las regiones no lipídicas, al impedir que pequeños iones cargados, predominantemente sodio (Na+) y potasio (K+), se filtren a través de las membranas celulares. En ausencia de colesterol, las células tendrían que gastar mucha más energía para hacer retroceder estos iones filtrados a través de la membrana en contra de un gradiente de concentración.

Además de este papel esencial en el transporte de iones, el colesterol es el precursor de la vitamina D3, las hormonas sexuales, estrógeno, progesterona y testosterona, y las hormonas esteroides como el cortisol. El colesterol es absolutamente esencial para las membranas celulares de todas nuestras células, donde las protege no sólo de las fugas de iones sino también del daño por oxidación de las grasas de las membranas. Si bien el cerebro contiene sólo el 2% del peso corporal, alberga el 25% del colesterol del cuerpo. El colesterol es vital para el cerebro para el transporte de señales nerviosas en las sinapsis y a través de los largos axones que se comunican de un lado del cerebro al otro. El sulfato de colesterol desempeña un papel importante en el metabolismo de las grasas a través de los ácidos biliares, así como en las defensas inmunitarias contra la invasión de organismos patógenos.

Las estatinas inhiben la acción de una enzima, la HMG coenzima A reductasa, que cataliza un paso temprano en el proceso de 25 pasos que produce colesterol. Este paso es también un paso temprano en la síntesis de otras poderosas sustancias biológicas que participan en los procesos de regulación celular y los efectos antioxidantes. Una de ellas es la coenzima Q10, presente en mayor concentración en el corazón, que juega un papel importante en la producción de energía mitocondrial y actúa como un potente antioxidante (Gottlieb et al., 2000). Las estatinas también interfieren con los mecanismos de señalización celular mediados por las llamadas proteínas G, que orquestan respuestas metabólicas complejas ante condiciones de estrés. Otra sustancia crucial cuya síntesis está bloqueada es el dolicol, que desempeña un papel crucial en el retículo endoplásmico. No podemos empezar a imaginar qué diversos efectos podría tener toda esta alteración, debida a la interferencia con la HMG coenzima A reductasa, sobre la capacidad de funcionamiento de la célula.

3. LDL, HDL y Fructosa

Nuestros médicos nos han entrenado para preocuparnos por los niveles séricos elevados de lipoproteínas de baja densidad (LDL), con respecto a las enfermedades cardíacas. El LDL no es un tipo de colesterol, sino que puede verse como un contenedor que transporta grasas, colesterol, vitamina D y antioxidantes liposolubles a todos los tejidos del cuerpo. Debido a que no son solubles en agua, estos nutrientes deben empaquetarse y transportarse dentro de partículas de LDL en el torrente sanguíneo. Si interfiere con la producción de LDL, reducirá la biodisponibilidad de todos estos nutrientes para las células de su cuerpo.

La capa exterior de una partícula de LDL está formada principalmente por lipoproteínas y colesterol. Las lipoproteínas contienen proteínas en la parte exterior de la cáscara y lípidos (grasas) en la capa interior. Si la capa exterior es deficiente en colesterol, las grasas de las lipoproteínas se vuelven más vulnerables al ataque del oxígeno, siempre presente en el torrente sanguíneo. Las partículas de LDL también contienen una proteína especial llamada “apoB” que permite que el LDL entregue sus productos a las células que lo necesitan. ApoB es vulnerable al ataque de la glucosa y otros azúcares en sangre, especialmente la fructosa. La diabetes provoca un aumento de la concentración de azúcar en la sangre, lo que compromete aún más las partículas de LDL al engomar la apoB. Las partículas de LDL oxidadas y glucosiladas se vuelven menos eficientes a la hora de entregar su contenido a las células. Por lo tanto, permanecen más tiempo en el torrente sanguíneo y el nivel de LDL sérico medido aumenta.

Peor aún, una vez que las partículas de LDL finalmente han liberado su contenido, se convierten en “pequeñas partículas densas de LDL”, restos que normalmente regresarían al hígado para ser descompuestos y reciclados. Pero los azúcares adheridos también interfieren con este proceso, por lo que la tarea de descomponerlos la asumen los macrófagos en la pared arterial y en otras partes del cuerpo, mediante una operación depuradora única. Los macrófagos son especialmente hábiles para extraer colesterol de las partículas de LDL dañadas e insertarlo en las partículas de HDL. Las pequeñas partículas densas de LDL quedan atrapadas en la pared arterial para que los macrófagos puedan recuperar y reciclar su contenido, y ésta es la fuente básica de la aterosclerosis. Las partículas de HDL son el llamado “colesterol bueno”, y la cantidad de colesterol en las partículas de HDL es la métrica de lípidos con la correlación más fuerte con las enfermedades cardíacas, donde menos colesterol se asocia con un mayor riesgo. Entonces, los macrófagos en la placa en realidad desempeñan un papel muy útil al aumentar la cantidad de colesterol HDL y reducir la cantidad de LDL pequeño y denso.

Las partículas de LDL son producidas por el hígado, que sintetiza el colesterol para insertarlo en sus cáscaras, así como en su contenido. El hígado también es responsable de descomponer la fructosa y convertirla en grasa (Collison et al., 2009). La fructosa es diez veces más activa que la glucosa en la glucosilación de proteínas y, por tanto, es muy peligrosa en el suero sanguíneo (Seneff1 et al., 2011). Cuando se come mucha fructosa (como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa presente en muchos alimentos procesados ​​y bebidas carbonatadas), el hígado tiene la carga de sacar la fructosa de la sangre y convertirla en grasa, por lo que no puede retenerla. aumentar el suministro de colesterol. Como dije antes, las grasas no se pueden transportar de manera segura si no hay suficiente colesterol. El hígado tiene que expulsar toda la grasa producida a partir de la fructosa, por lo que produce partículas de LDL de baja calidad que contienen un colesterol protector insuficiente. Entonces terminamos con una situación realmente mala en la que las partículas de LDL son especialmente vulnerables al ataque y los azúcares atacantes están disponibles para causar su daño.

4. Cómo las estatinas destruyen los músculos

Europa, especialmente el Reino Unido, se ha enamorado mucho de las estatinas en los últimos años. El Reino Unido tiene ahora la dudosa distinción de ser el único país donde se pueden comprar estatinas sin receta, y la cantidad de consumo de estatinas ha aumentado más del 120% en los últimos años (Walley et al, 2005). Cada vez más, las clínicas ortopédicas atienden a pacientes cuyos problemas pueden resolverse simplemente interrumpiendo el tratamiento con estatinas, como lo demuestra un informe reciente de tres casos en un solo año en una clínica, todos los cuales tenían niveles normales de creatina quinasa, el indicador habitual de el daño muscular fue monitoreado con el uso de estatinas, y todos se “curaron” simplemente interrumpiendo el tratamiento con estatinas (Shyam Kumar et al., 2008). De hecho, el control de la creatina quinasa no es suficiente para garantizar que las estatinas no dañen los músculos (Phillips et al., 2002).

Dado que el hígado sintetiza gran parte del suministro de colesterol a las células, la terapia con estatinas tiene un gran impacto en el hígado, lo que resulta en una fuerte reducción en la cantidad de colesterol que puede sintetizar. Una consecuencia directa es que el hígado tiene gravemente afectada su capacidad para convertir la fructosa en grasa, porque no tiene forma de empaquetar de manera segura la grasa para su transporte sin colesterol (Vila et al., 2011). La fructosa se acumula en el torrente sanguíneo y causa mucho daño a las proteínas séricas.

Las células del músculo esquelético se ven gravemente afectadas por la terapia con estatinas. Cuatro complicaciones que enfrentan ahora son: (1) sus mitocondrias son ineficientes debido a una cantidad insuficiente de coenzima Q10, (2) sus paredes celulares son más vulnerables al daño por oxidación y glicación debido al aumento de las concentraciones de fructosa en la sangre, la reducción del colesterol en sus membranas y suministro reducido de antioxidantes, (3) hay un suministro reducido de grasas como combustible debido a la reducción de partículas de LDL, y (4) iones cruciales como el sodio y el potasio se filtran a través de sus membranas, reduciendo su gradiente de carga. Además, la entrada de glucosa, mediada por la insulina, está limitada a tener lugar en aquellas balsas lipídicas que se concentran en el colesterol. Debido al agotamiento del suministro de colesterol, hay menos reservas de lípidos y esto interfiere con la absorción de glucosa. La glucosa y las grasas son las principales fuentes de energía para los músculos y ambas están comprometidas.

Como mencioné anteriormente, las estatinas interfieren con la síntesis de la coenzima Q10 (Langsjoen y Langsjoen, 2003), que está altamente concentrada en el corazón, así como en los músculos esqueléticos y, de hecho, en todas las células que tienen una tasa metabólica alta. Desempeña un papel esencial en el ciclo del ácido cítrico en las mitocondrias, responsable del suministro de gran parte de las necesidades energéticas de las células. Los carbohidratos y las grasas se descomponen en presencia de oxígeno para producir agua y dióxido de carbono como subproductos. La moneda energética producida es el trifosfato de adenosina (ATP), y se agota gravemente en las células musculares como consecuencia del suministro reducido de coenzima Q10.

Las células musculares tienen una posible salida, utilizando una fuente de combustible alternativa, que no involucra a las mitocondrias, no requiere oxígeno y no requiere insulina. Lo que requiere es una gran cantidad de fructosa en la sangre y, afortunadamente (o desafortunadamente, dependiendo de su punto de vista), el deterioro del hígado inducido por las estatinas da como resultado una gran cantidad de fructosa sérica. A través de un proceso anaeróbico que tiene lugar en el citoplasma, las fibras musculares especializadas extraen sólo un poco de la energía disponible de la fructosa y producen lactato como producto, liberándolo nuevamente al torrente sanguíneo. Tienen que procesar una enorme cantidad de fructosa para producir suficiente energía para su propio uso. De hecho, se ha demostrado que el tratamiento con estatinas aumenta la producción de lactato por los músculos esqueléticos (Pinieux et al, 1996).

La conversión de una molécula de fructosa en lactato produce sólo dos ATP, mientras que el procesamiento de una molécula de azúcar hasta convertirla en dióxido de carbono y agua en las mitocondrias produce 38 ATP. Es decir, se necesita 19 veces más sustrato para obtener una cantidad equivalente de energía. El lactato que se acumula en el torrente sanguíneo es una bendición tanto para el corazón como para el hígado, porque pueden utilizarlo como fuente de combustible sustituta, una opción mucho más segura que la glucosa o la fructosa. En realidad, el lactato es un combustible extremadamente saludable, soluble en agua como el azúcar pero no un agente glicante.

Así, la carga de procesar el exceso de fructosa se traslada del hígado a las células musculares, y el corazón recibe abundante lactato, un combustible de alta calidad que no provoca daños destructivos por glicación. Los niveles de LDL caen porque el hígado no puede seguir el ritmo de la eliminación de fructosa, pero el suministro de lactato, un combustible que puede viajar libremente en la sangre (no tiene que estar empaquetado dentro de partículas de LDL) salva el día para el corazón. que de otro modo se deleitarían con las grasas proporcionadas por las partículas de LDL. Creo que este es el efecto crucial de la terapia con estatinas que conduce a una reducción del riesgo de ataque cardíaco: el corazón está bien provisto de un combustible alternativo saludable.

Todo esto está muy bien, excepto que las células musculares se destruyen en el proceso. Sus paredes celulares están agotadas en colesterol porque el colesterol es muy escaso y, por lo tanto, sus delicadas grasas son vulnerables al daño de la oxidación. Este problema se ve agravado aún más por la reducción de la coenzima Q10, un potente antioxidante. Las células musculares carecen de energía debido a mitocondrias disfuncionales, e intentan compensar procesando una cantidad excesiva de fructosa y glucosa anaeróbicamente, lo que causa un daño extenso por glicación a sus proteínas cruciales. Sus membranas pierden iones, lo que interfiere con su capacidad de contracción, dificultando el movimiento. Son esencialmente corderos de sacrificio heroicos, dispuestos a morir para salvaguardar el corazón.

El dolor y la debilidad muscular son ampliamente reconocidos, incluso por la industria de las estatinas, como posibles efectos secundarios de las estatinas. Junto con un par de estudiantes del MIT, he estado realizando un estudio que muestra cuán devastadoras pueden ser las estatinas para los músculos y los nervios que las suministran (Liu et al, 2011). Reunimos más de 8.400 revisiones de medicamentos en línea preparadas por pacientes en tratamiento con estatinas y las comparamos con un número equivalente de revisiones de un amplio espectro de otros medicamentos. Las revisiones para la comparación se seleccionaron de manera que la distribución por edades de los revisores coincidiera con la de las revisiones de estatinas. Usamos una medida que calcula la probabilidad de que las palabras/frases que aparecen en los dos conjuntos de reseñas se distribuyan en la forma en que se observa que se distribuyen, si ambos conjuntos provinieran del mismo modelo de probabilidad. Por ejemplo, si un efecto secundario determinado apareciera cien veces en un conjunto de datos y solo una vez en el otro, esto sería una prueba convincente de que ese efecto secundario era representativo de ese conjunto de datos. La Tabla 1 muestra varias condiciones asociadas con problemas musculares que estaban muy sesgadas hacia las revisiones de estatinas.

Efecto secundario# Reseñas de estatinas# Reseñas sin estatinasValor p asociado
Calambres musculares6781930.00005
Debilidad general6872100.00006
Debilidad muscular302450.00023
dificultad para caminar4191280.00044
Pérdida de masa muscular5450.01323
Entumecimiento2931660.01552
Espasmos musculares136570.01849

Creo que la verdadera razón por la que las estatinas protegen al corazón de un ataque cardíaco es que las células musculares están dispuestas a hacer un sacrificio increíble por el bien común. Es bien sabido que el ejercicio es bueno para el corazón, aunque las personas con problemas cardíacos deben tener cuidado con exagerar, manteniendo una cuidadosa línea entre ejercitar los músculos y sobrecargar su debilitado corazón. De hecho, creo que la razón por la que el ejercicio es bueno es exactamente la misma que la razón por la que las estatinas son buenas: suministra lactato al corazón, un combustible muy saludable que no glica las proteínas celulares.

5. Agotamiento del colesterol de membrana y transporte de iones

Como mencioné anteriormente, las estatinas interfieren con la capacidad de los músculos para contraerse mediante el agotamiento del colesterol de la membrana. (Haines, 2001) ha argumentado que la función más importante del colesterol en las membranas celulares es la inhibición de las fugas de iones pequeños, sobre todo sodio (Na+) y potasio (K+). Estos dos iones son esenciales para los movimientos y, de hecho, el colesterol, que está ausente en las plantas, es la molécula clave que permite la movilidad en los animales, a través de su fuerte control sobre la fuga de iones de estas moléculas a través de las paredes celulares. Al proteger a la célula de las fugas de iones, el colesterol reduce en gran medida la cantidad de energía que la célula necesita invertir para mantener los iones en el lado derecho de la membrana.

Existe una idea errónea muy extendida de que la “acidosis láctica”, una afección que puede surgir cuando los músculos se trabajan hasta el agotamiento, se debe a la síntesis de ácido láctico. La historia real es exactamente lo contrario: la acumulación de ácido se debe a la descomposición excesiva de ATP en ADP para producir energía para apoyar la contracción muscular. Cuando las mitocondrias no pueden seguir el ritmo del consumo de energía renovando el ATP, la producción de lactato se vuelve absolutamente necesaria para prevenir la acidosis (Robergs et al., 2004). En el caso de la terapia con estatinas, las fugas excesivas debidas a una cantidad insuficiente de colesterol en la membrana requieren más energía para corregirse, y al mismo tiempo las mitocondrias producen menos energía.

En estudios in vitro de membranas de fosfolípidos, se ha demostrado que la eliminación de colesterol de la membrana conduce a un aumento diecinueve veces en la tasa de fugas de potasio a través de la membrana (Haines, 2001). El sodio se ve afectado en menor grado, pero aún en un factor de tres. A través de los canales de potasio y sodio regulados por ATP, las células mantienen un fuerte desequilibrio a lo largo de su pared celular para estos dos iones, manteniendo el sodio fuera y el potasio dentro. Este gradiente de iones es lo que energiza el movimiento muscular. Cuando la membrana se queda sin colesterol, la célula tiene que quemar sustancialmente más ATP para luchar contra la fuga constante de ambos iones. Con el agotamiento del colesterol debido a las estatinas, esta es la energía que no tiene, porque las mitocondrias tienen problemas en la generación de energía debido al agotamiento de la coenzima Q10.

La contracción muscular en sí misma causa pérdida de potasio, lo que agrava aún más el problema de fuga introducido por las estatinas, y la pérdida de potasio debido a la contracción contribuye significativamente a la fatiga muscular. Por supuesto, los músculos con colesterol insuficiente en sus membranas pierden potasio aún más rápido. Las estatinas hacen que los músculos sean mucho más vulnerables a la acidosis, tanto porque sus mitocondrias son disfuncionales como por un aumento en las fugas de iones a través de sus membranas. Probablemente esta sea la razón por la que los atletas son más susceptibles al daño muscular causado por las estatinas (Meador y Huey, 2010, Sinzinger y O’Grady, 2004): sus músculos se ven doblemente desafiados tanto por la estatina como por el ejercicio.

Un experimento con músculos sóleo de rata in vitro demostró que el lactato añadido al medio era capaz de recuperar casi por completo la fuerza perdida debido a la pérdida de potasio (Nielsen et al, 2001). Por tanto, la producción y liberación de lactato se vuelve esencial cuando el potasio se pierde en el medio. La pérdida de fuerza en los músculos que sostienen las articulaciones puede provocar movimientos repentinos y descoordinados, lo que sobrecarga las articulaciones y provoca artritis (Brandt et al., 2009). De hecho, nuestros estudios sobre los efectos secundarios de las estatinas revelaron una correlación muy fuerte con la artritis, como se muestra en la tabla.

Si bien no conozco ningún estudio que involucre fugas de iones de células musculares y estatinas, un estudio sobre glóbulos rojos y plaquetas ha demostrado que hay un aumento sustancial en la actividad de la bomba de Na+-K+ después de sólo un mes con una modesta dosis de 10 mg/dl. dosis de estatinas, con una disminución simultánea en la cantidad de colesterol en las membranas de estas células (Lohn et al., 2000). Este aumento de la actividad de la bomba (necesario por las fugas de la membrana) requeriría ATP adicional y, por lo tanto, consumiría energía adicional.

Las fibras musculares se caracterizan a lo largo de un espectro por el grado en que utilizan el metabolismo aeróbico frente al anaeróbico. Las fibras musculares más dañadas por las estatinas son las que se especializan en el metabolismo anaeróbico (Westwood et al., 2005). Estas fibras (Tipo IIb) tienen muy pocas mitocondrias, en contraste con el abundante suministro de mitocondrias en las fibras totalmente aeróbicas Tipo 1A. Sospecho que su vulnerabilidad se debe al hecho de que soportan una carga mucho mayor de generar ATP para alimentar la contracción muscular y producir abundante lactato, un producto del metabolismo anaeróbico. Tienen la tarea de energizarse no sólo a sí mismos sino también a las fibras aeróbicas defectuosas (debido a la disfunción mitocondrial) y producir suficiente lactato para compensar la acidosis que se desarrolla como consecuencia de la escasez generalizada de ATP.

6. El tratamiento prolongado con estatinas provoca daños en todas partes

Las estatinas, entonces, erosionan lentamente las células musculares con el tiempo. Después de que han pasado varios años, los músculos llegan a un punto en el que ya no pueden seguir el ritmo de correr un maratón día tras día. Los músculos literalmente comienzan a desmoronarse y los desechos terminan en el riñón, donde pueden provocar un trastorno poco común, la rabdomiolisis, que a menudo es fatal. De hecho, 31 de nuestras revisiones de estatinas contenían referencias a la “rabdomiólisis”, a diferencia de ninguna en el conjunto de comparación. La insuficiencia renal, una consecuencia frecuente de la rabdomiólisis, apareció 26 veces entre las revisiones de estatinas, en comparación con sólo cuatro veces en el grupo de control.

Los músculos moribundos finalmente exponen los nervios que los inervan a sustancias tóxicas, lo que luego provoca daño a los nervios como la neuropatía y, en última instancia, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, una enfermedad muy rara, debilitante y, en última instancia, mortal. enfermedad que ahora está en aumento debido (creo) a las estatinas. Las personas diagnosticadas con ELA rara vez viven más de cinco años. Setenta y siete de nuestras revisiones de estatinas contenían referencias a la ELA, frente a sólo siete en el conjunto de comparación.

A medida que las fugas de iones se vuelven insostenibles, las células comenzarán a reemplazar el sistema potasio/sodio con un sistema basado en calcio/magnesio. Estos dos iones están en las mismas filas de la tabla periódica que el sodio/potasio, pero avanzados una columna, lo que significa que son sustancialmente más grandes y, por lo tanto, es mucho más difícil que se escapen accidentalmente. Pero esto da como resultado una calcificación extensa de las paredes de las arterias, las válvulas cardíacas y el propio músculo cardíaco. Las válvulas cardíacas calcificadas ya no pueden funcionar correctamente para prevenir el reflujo, y la insuficiencia cardíaca diastólica es el resultado del aumento de la rigidez del ventrículo izquierdo. Las investigaciones han demostrado que el tratamiento con estatinas aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca diastólica (Silver et al., 2004, Weant y Smith, 2005). La insuficiencia cardíaca aparece 36 veces en nuestros datos sobre estatinas, frente a sólo 8 veces en el grupo de comparación.

Una vez que los músculos ya no puedan mantener el suministro de lactato, el hígado y el corazón estarán aún más en peligro. Ahora están peor que antes de las estatinas, porque el lactato ya no está disponible y el LDL, que habría proporcionado grasas como fuente de combustible, está muy reducido. Así que están estancados en el procesamiento del azúcar como combustible, algo que ahora es mucho más peligroso que antes, porque tienen un nivel reducido de colesterol en la membrana. La entrada de glucosa a las células musculares, incluido el músculo cardíaco, mediada por la insulina, está orquestada para que se produzca en las balsas de lípidos, donde el colesterol está altamente concentrado. Menos colesterol en la membrana da como resultado menos balsas de lípidos, y esto conduce a una absorción deficiente de glucosa. De hecho, se ha propuesto que las estatinas aumentan el riesgo de diabetes (Goldstein y Mascitelli, 2010, Hagedorn y Arora, 2010). Nuestros datos confirman esta noción, ya que la probabilidad de que las distribuciones observadas de las referencias a la diabetes ocurran por casualidad es de sólo 0,006.

Efecto secundario# Reseñas de estatinas# Reseñas sin estatinasValor p asociado
rabdomiólisis3100.02177
Daño hepático3261330.00285
Diabetes185620.00565
ELA7170.00819
Insuficiencia cardiaca3680.04473
Insuficiencia renal2640.05145
Artritis2451200.01117
Problemas de memoria5453530.01118
Enfermedad de Parkinson5330.01135
Neuropatía133730.04333
Demencia41130.05598

7. Estatinas, caveolina y distrofia muscular

Las balsas lipídicas son centros cruciales para el transporte de sustancias (tanto nutrientes como iones) a través de las membranas celulares y como dominio de señalización celular en esencialmente todas las células de mamíferos. Las caveolas (“pequeñas cuevas”) son microdominios dentro de balsas de lípidos, que están enriquecidos en una sustancia llamada caveolina (Gratton et al., 2004). La caveolina ha recibido una atención cada vez mayor últimamente debido al papel generalizado que desempeña en los mecanismos de señalización celular y el transporte de materiales entre la célula y el medio ambiente (Smart et al., 1999).

Se sabe que las estatinas interfieren con la producción de caveolina, tanto en las células endoteliales (Feron et al., 2001) como en las células del músculo cardíaco, donde se ha demostrado que reducen la densidad de las caveolas en un 30 % (Calaghan, 2010). Las personas que tienen una forma defectuosa de caveolina-3, la versión de caveolina que está presente en las células del corazón y del músculo esquelético, desarrollan distrofia muscular como consecuencia (Minetti et al., 1998). Los ratones modificados para tener caveolina-3 defectuosa que permanecía en el citoplasma en lugar de unirse a la pared celular en las balsas lipídicas exhibieron retraso en el crecimiento y parálisis de sus patas (Sunada et al., 2001). La caveolina es crucial para la función del canal iónico cardíaco, que, a su vez, es esencial para regular los latidos del corazón y protegerlo de arritmias y paros cardíacos (Maguy et al, 2006). En las células del músculo liso arterial, la caveolina es esencial para la generación de chispas y ondas de calcio, que, a su vez, son esenciales para la contracción y expansión arterial y para bombear sangre a través del cuerpo (Taggart et al, 2010).

En experimentos que implicaban restringir el suministro de sangre arterial a los corazones de ratas, los investigadores demostraron un aumento del 34% en la cantidad de caveolina-3 producida por los corazones de las ratas, junto con un aumento del 27% en el peso del ventrículo izquierdo, lo que indica hipertrofia ventricular. Lo que esto implica es que el corazón necesita caveolina adicional para hacer frente a los vasos bloqueados, mientras que las estatinas interfieren con la capacidad de producir caveolina adicional (Kikuchi et al., 2005).

8. Las estatinas y el cerebro

Si bien el cerebro no es el foco de este ensayo, no puedo resistirme a mencionar la importancia del colesterol para el cerebro y la evidencia de deterioro mental disponible en nuestros conjuntos de datos. Se esperaría que las estatinas tuvieran un impacto negativo en el cerebro porque, si bien el cerebro constituye sólo el 2% del peso corporal, alberga el 25% del colesterol del cuerpo. El colesterol está altamente concentrado en la vaina de mielina, que encierra axones que transportan mensajes a largas distancias (Saher et al., 2005). El colesterol también juega un papel crucial en la transmisión de neurotransmisores a través de la sinapsis (Tong et al, 2009). Encontramos una distribución muy sesgada de las frecuencias de palabras para demencia, enfermedad de Parkinson y pérdida de memoria a corto plazo, y todas ellas ocurren con mucha más frecuencia en las revisiones de estatinas que en las revisiones comparativas.

Un artículo reciente basado en evidencia (Cable, 2009) encontró que los usuarios de estatinas tenían una alta incidencia de trastornos neurológicos, especialmente neuropatía, parestesia y neuralgia, y parecían tener un mayor riesgo de sufrir enfermedades neurológicas debilitantes, ELA y enfermedad de Parkinson. La evidencia se basó en un cuidadoso etiquetado manual de un conjunto de relatos autoinformados de 351 pacientes. Un mecanismo para tal daño podría implicar la interferencia con la capacidad de los oligodendrocitos, células gliales especializadas en el sistema nervioso, para suministrar suficiente colesterol a la vaina de mielina que rodea los axones nerviosos. Los ratones modificados genéticamente con oligodendrocitos defectuosos exhiben patologías visibles en la vaina de mielina que se manifiestan como contracciones y temblores musculares (Saher et al, 2005). El deterioro cognitivo, la pérdida de memoria, la confusión mental y la depresión también estuvieron significativamente presentes en la población de pacientes de Cable. Por lo tanto, su análisis de 351 informes de medicamentos adversos fue en gran medida consistente con nuestro análisis de 8400 informes.

9. Beneficios del colesterol para la longevidad

El amplio espectro de discapacidades graves con mayor prevalencia en las revisiones de los efectos secundarios de las estatinas apunta hacia una tendencia general de mayor fragilidad y deterioro mental con el tratamiento a largo plazo con estatinas, cosas que generalmente se asocian con la vejez. De hecho, yo caracterizaría mejor la terapia con estatinas como un mecanismo que permite envejecer más rápido . Un estudio muy esclarecedor involucró a una población de personas mayores que fueron monitoreadas durante un período de 17 años, comenzando en 1990 (Tilvis et al., 2011). Los investigadores observaron una asociación entre tres medidas diferentes de colesterol y manifestaciones de deterioro. Midieron indicadores asociados con la fragilidad física y el deterioro mental, y también observaron la longevidad general. Además del colesterol sérico, se midieron una biométrica asociada con la capacidad de sintetizar colesterol (latosterol) y una biométrica asociada con la capacidad de absorber colesterol a través del intestino (sitosterol).

Los valores bajos de las tres medidas de colesterol se asociaron con un peor pronóstico de fragilidad, deterioro mental y muerte prematura. Una capacidad reducida para sintetizar colesterol mostró la correlación más fuerte con un mal resultado. Las personas con medidas altas de los tres datos biométricos disfrutaron de una extensión de vida de 4,3 años, en comparación con aquellos para quienes todas las medidas eran bajas. Dado que las estatinas interfieren específicamente con la capacidad de sintetizar colesterol, es lógico que también conduzcan a una mayor fragilidad, un deterioro mental acelerado y una muerte prematura.

Tanto para la ELA como para la insuficiencia cardíaca, el beneficio en la supervivencia se asocia con niveles elevados de colesterol. En un estudio sobre la mortalidad por insuficiencia cardíaca se encontró una correlación inversa estadísticamente significativa. De 181 pacientes con enfermedades cardíacas e insuficiencia cardíaca, la mitad de aquellos cuyo colesterol sérico estaba por debajo de 200 mg/dl murieron tres años después del diagnóstico, mientras que sólo el 28% de los pacientes cuyo colesterol sérico estaba por encima de 200 mg/dl habían muerto. En otro estudio en un grupo de 488 pacientes diagnosticados con ELA, se midieron los niveles séricos de triglicéridos y colesterol en ayunas en el momento del diagnóstico (Dorstand et al., 2010). Los valores altos de ambos lípidos se asociaron con una mejor supervivencia, con un valor de p <0,05.

10. Qué hacer en lugar de evitar enfermedades cardíacas

Si las estatinas no funcionan a largo plazo, ¿qué se puede hacer para proteger el corazón de la aterosclerosis? Mi opinión personal es que es necesario centrarse en formas naturales de reducir la cantidad de partículas pequeñas y densas de LDL, que alimentan la placa, y en formas alternativas de suministrar el producto que produce la placa (más sobre esto en un momento). Obviamente, es necesario reducir considerablemente el consumo de fructosa, y esto significa comer principalmente alimentos integrales en lugar de alimentos procesados. Con menos fructosa, el hígado no tendrá que producir tantas partículas de LDL desde el lado del suministro. Desde el punto de vista de la demanda, puedes reducir la dependencia de tu cuerpo tanto de la glucosa como de la grasa como combustible simplemente comiendo alimentos que sean buenas fuentes de lactato. La crema agria y el yogur contienen mucho lactato, y los productos lácteos en general contienen el precursor lactosa, que las bacterias intestinales convertirán en lactato, suponiendo que no tengas intolerancia a la lactosa. El ejercicio físico extenuante, como un entrenamiento en una máquina para caminar, ayudará a eliminar el exceso de fructosa y glucosa en la sangre, y los músculos esqueléticos los convertirán en el tan codiciado lactato.

Finalmente, tengo un conjunto de recomendaciones quizás sorprendentes que se basan en la investigación que he realizado y que condujo a los dos artículos que se encuentran actualmente bajo revisión (Seneff3 et al, Seneff4 et al.). Mi investigación ha descubierto pruebas convincentes de que el nutriente más necesario para proteger el corazón de la aterosclerosis es el sulfato de colesterol. La extensa revisión de la literatura que mis colegas y yo hemos realizado para producir estos dos artículos muestra de manera convincente que los depósitos de grasa que se acumulan en las paredes de las arterias que conducen al corazón existen principalmente con el propósito de extraer el colesterol de las pequeñas partículas densas de LDL glucosiladas y sintetizar colesterol. sulfato de éste, proporcionando el sulfato de colesterol directamente al músculo cardíaco. La razón por la que la acumulación de placa se produce preferentemente en las arterias que van al corazón es para que se pueda asegurar al músculo cardíaco un suministro adecuado de sulfato de colesterol. En nuestros artículos, desarrollamos el argumento de que el sulfato de colesterol juega un papel esencial en las caveolas de las balsas lipídicas, en la mediación del transporte de oxígeno y glucosa.

La piel produce sulfato de colesterol en grandes cantidades cuando se expone a la luz solar. Nuestra teoría sugiere que la piel en realidad sintetiza sulfato a partir de sulfuro, capturando energía de la luz solar en forma de molécula de sulfato, actuando así como una batería alimentada por energía solar. Luego, el sulfato se envía a todas las células del cuerpo, transportado en la parte posterior de la molécula de colesterol.

La evidencia de los beneficios de la exposición al sol para el corazón es convincente, como lo demuestra un estudio realizado para investigar la relación entre la geografía y las enfermedades cardiovasculares (Grimes et al., 1996). A través de estadísticas de población, el estudio mostró una relación lineal inversa consistente y sorprendente entre las muertes cardiovasculares y la exposición estimada a la luz solar, teniendo en cuenta el porcentaje de días soleados, así como los efectos de latitud y altitud. Por ejemplo, la tasa de muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares entre hombres de entre 55 y 64 años fue de 761 en Belfast, Irlanda, pero sólo de 175 en Toulouse, Francia.

El sulfato de colesterol es muy versátil. Es soluble en agua, por lo que puede viajar libremente en el torrente sanguíneo y penetra en las membranas celulares diez veces más fácilmente que el colesterol, por lo que puede reabastecer fácilmente colesterol a las células. Las células esqueléticas y del músculo cardíaco también hacen un buen uso del sulfato, convirtiéndolo nuevamente en sulfuro y sintetizando ATP en el proceso, recuperando así la energía de la luz solar. Esto disminuye la carga de las mitocondrias para producir energía. El oxígeno liberado por la molécula de sulfato es una fuente segura de oxígeno para el ciclo del óxido cítrico en las mitocondrias.

Entonces, en mi opinión, la mejor manera de evitar enfermedades cardíacas es asegurar una abundancia de un suministro alternativo de sulfato de colesterol. En primer lugar, esto significa comer alimentos ricos en colesterol y azufre. Los huevos son un alimento óptimo, ya que contienen ambos nutrientes. Pero en segundo lugar, esto significa asegurarse de exponer mucho la piel al sol. Esta idea va en contra del consejo de los expertos médicos de Estados Unidos de evitar el sol por miedo al cáncer de piel. Creo que el uso excesivo de protector solar ha contribuido significativamente, junto con el consumo excesivo de fructosa, a la actual epidemia de enfermedades cardíacas. Y el bronceado natural que se desarrolla tras la exposición al sol ofrece una protección mucho mejor contra el cáncer de piel que los químicos de los protectores solares.

11. Observaciones finales

Cada individuo tiene como máximo una sola oportunidad de envejecer. Cuando sientes que tu cuerpo se desmorona, es fácil imaginar que esto se debe simplemente al hecho de que estás avanzando en edad. Creo que la mejor manera de caracterizar la terapia con estatinas es que hace que uno envejezca más rápido. La movilidad es un gran milagro que el colesterol ha permitido en todos los animales. Al suprimir la síntesis de colesterol, las estatinas pueden destruir esa movilidad. Ningún estudio ha demostrado que las estatinas mejoren las estadísticas de mortalidad por todas las causas. Pero no cabe duda de que las estatinas harán que los días que le queden en la tierra sean mucho menos placenteros de lo que serían de otra manera.

Para optimizar la calidad de su vida, aumentar su esperanza de vida y evitar enfermedades cardíacas, mi consejo es simple: pase mucho tiempo al aire libre; coma alimentos saludables de origen animal, enriquecidos con colesterol, como huevos, hígado y ostras; coma alimentos fermentados como yogur y crema agria; Consuma alimentos ricos en azufre como cebollas y ajos. Y finalmente, diga “no, gracias” a su médico cuando le recomiende el tratamiento con estatinas.

Referencias

[1] KD Brandt, P. Dieppe, E. Radin, “Etiopatogénesis de la osteoartritis”. Medicina. Clínico. Norte Am. 93 (1): 1-24, 2009.
[2] J. Cable, “Eventos adversos de las estatinas: un estudio informal basado en Internet”, JOIMR, 7(1), 2009. [
3] S. Calaghan, “Caveolae como reguladores clave de la señalización del adrenoceptor beta2 de los miocitos cardíacos: un nuevo objetivo para las estatinas” Simposio de investigación sobre caveolas: señalosomas esenciales para el sistema cardiovascular, Proc Physiol Soc 19, SA21, Universidad de Manchester, 2010.
[4] KS Collison , SM Saleh, RH Bakheet, RK Al-Rabiah, AL Inglis, NJ Makhoul, ZM Maqbool, M. Zia Zaidi, MA Al-Johi y FA Al-Mohanna, “Diabetes del hígado: el vínculo entre las grasas no alcohólicas Enfermedad hepática y obesidad con JMAF-55″ , 17(11), 2003-2013, noviembre de 2009.
[5] J. Dorstand, P. Ku ̈hnlein, C. Hendrich, J. Kassubek, AD Sperfeld y AC Ludolph . “Los pacientes con niveles elevados de triglicéridos y colesterol en suero tienen una supervivencia prolongada en la esclerosis lateral amiotrófica”, J Neurol. en prensa: publicado en línea el 3 de diciembre de 2010.
[6] O. Feron, C. Dessy, J.—P. Desager y J.—L. Balligand, “La inhibición de la hidroxi-metholglutaril-coenzima A reductasa promueve la activación de la sintasa de óxido nítrico endotelial a través de una disminución en la abundancia de caveolina”, Circulation 103, 113-118, 2001.
[7] MR Goldstein y L. Mascitelli, “Statin†“Diabetes inducida: quizás sea la punta del iceberg”, QJM , publicado en línea el 30 de noviembre de 2010.
[8] SS Gottlieb, M. Khatta y ML Fisher. “La coenzima Q10 y la insuficiencia cardíaca congestiva”. Ann Intern Med , 133(9):745-6, 2000.
[9] J.-P. Gratton, P. Bernatchez y WC Sessa, “Caveolae and Caveolins in the Cardiovascular System”, Circulation Research , 94:1408-1417, 11 de junio de 2004.
[10] DS Grimes, E. Hindle y T. Dyer, ” Luz solar, colesterol y enfermedad coronaria”, QJ Med 89, 579-589, 1996; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8935479
[11] J. Hagedorn y R. Arora, “Asociación de estatinas y diabetes mellitus”, American Journal of Therapeutics , 17(2):e52, 2010 [12 ]
TH Haines, “¿Los esteroles reducen las fugas de protones y sodio a través de bicapas lipídicas?” Progreso en la investigación de lípidos , 40, 299-324., 2001; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11412894
[13] T. Kikuchi, N. Oka, A. Koga, H. Miyazaki, H. Ohmura y T. Imaizumi, “Comportamiento de Caveolae y Caveolina-3 durante el desarrollo de la hipertrofia de miocitos”, J Cardiovasc Pharmacol.
[14] PH Langsjoen y AM Langsjoen, “El uso clínico de los inhibidores de la HMG CoA-reductasa y el agotamiento asociado de la coenzima Q10. Una revisión de publicaciones en animales y humanos”. Biofactors , 18(1):101-111, 2003.
[15] J. Liu, A. Li y S. Seneff, “Descubrimiento automático de efectos secundarios de medicamentos a partir de reseñas enviadas por pacientes en línea: enfoque en las estatinas”. Presentado en la Primera Conferencia Internacional sobre Avances en Minería y Gestión de Información (IMMM), del 17 al 22 de julio de 2011, Bournemouth, Reino Unido.
[16] M. Löhn, M. Fürstenau, V. Sagach, M. Elger, W. Schulze, FC Luft, H. Haller y M. Gollasch, “Ignición de chispas de calcio en el músculo arterial y cardíaco a través de caveolas, “Circuito. Res. 2000;87;1034-1039
[17] A. Maguy, TE Hebert y S. Nattel, “Implicación de balsas lipídicas y caveolas en la función del canal iónico cardíaco”, Cardiovascular Research , 69, 798-807, 2006.
[ 18] BM Meador y KA Huey, “Statin-Associated Myopathy and its Exacerbation with Ejercicio”, Muscle and Nerve , 469-79, octubre de 2010.
[19] C. Minetti, F. Sotgia, C. Bruno, et al., “Las mutaciones en el gen caveolina-3 causan distrofia muscular de cinturas y extremidades autosómica dominante”, Nat. Gineta. , 18, 365-368, 1998.
[20] OB Nielsen, F. de Paoli y K. Overgaard, “Efectos protectores del ácido láctico sobre la producción de fuerza en músculos esqueléticos de rata”. J. Physiology 536(1), 161-166, 2001.
[21] PS Phillips, RH Haas, S. Bannykh, S. Hathaway, NL Gray, BJ Kimura, GD Vladutiu y JDF England. “Miopatía asociada a estatinas con niveles normales de creatina quinasa”, Ann Intern Med , 1 de octubre de 2002; 137:581-5.
[22] G. de Pinieux, P. Chariot, M. Ammi-Said, F. Louarn, JL LeJonc, A. Astier, B. Jacotot y R. Gherardi, “Fármacos hipolipemiantes y función mitocondrial: efectos de los inhibidores de la HMG-CoA reducasa sobre la ubiquinona sérica y las proporciones de lactato/piruvato en sangre”. Hno. J.Clin. Farmacéutico. 42: 333-337, 1996.
[23] RA Robergs, F. Ghiasvand y D. Parker, “Bioquímica de la acidosis metabólica inducida por el ejercicio”. Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol 287: R502-R516, 2004.
[24] G. Saher, B. Br$uuml;gger, C. Lappe-Siefke, et al. “Un nivel alto de colesterol es esencial para el crecimiento de la membrana de mielina”. Nat Neurosci 8:468-75, 2005.
[25] S. Seneff, G. Wainwright y L. Mascitelli, “¿El síndrome metabólico es causado por una dieta alta en fructosa y relativamente baja en grasas y colesterol?” Archives of Medical Science , 7(1), 8-20, 2011; DOI: 10.5114/aoms.2011.
[26] S. Seneff, G. Wainwright y L. Mascitelli, “Nutrición y enfermedad de Alzheimer: el papel perjudicial de una dieta rica en carbohidratos”, en prensa, Revista Europea de Medicina Interna , 2011.
[27] S. Seneff, G. Wainwright y B. Hammarskjold, “El sulfato de colesterol apoya el transporte de glucosa y oxígeno en eritrocitos y miocitos: una nueva teoría basada en evidencia”, presentado a Hypotheses in the Life Sciences.
[28] S. Seneff, G. Wainwright y B. Hammarskjold, “La aterosclerosis puede desempeñar un papel fundamental en la protección del miocardio en una situación vulnerable”, presentado a Hypotheses in the Life Sciences.
[29] H. Sinzinger y J. O’Grady, “Los atletas profesionales que sufren de hipercolesterolemia familiar rara vez toleran el tratamiento con estatinas debido a problemas musculares”. Br J Clin Pharmacol 57,525-528, 2004.
[30] EJ Smart, GA Graf, MA McNiven, WC Sessa, JA Engelman, PE Scherer, T. Okamoto y MP Lisanti, “Caveolins, Liquid-Ordered Domains, and Signal Transduction”, Molecular and Cellular Biology 19,7289-7304, noviembre de 1999.
[31] AJ Shyam Kumar, SK Wong y G. Andrew, “Síntomas musculares inducidos por estatinas: informe de 3 casos”. Acta Orthop. Belga. 74, 569-572, 2008.
[32] MA Silver, PH Langsjoen, S. Szabo, H. Patil y A. Zelinger, “Efecto de la atorvastatina sobre la función diastólica del ventrículo izquierdo y la capacidad de la coenzima Q10 para revertir esa disfunción. ” The American Journal of Cardiology , 94(10):1306-1310, 2004.
[33] Y. Sunada, H. Ohi, A. Hase, H. Ohi, T. Hosono, S. Arata, S. Higuchi, K Matsumura y T. Shimizu, “Los ratones transgénicos que expresan caveolina-3 mutante muestran miopatía grave asociada con una mayor actividad de nNOS”, Human Molecular Genetics 10(3) 173-178, 2001. http://hmg.oxfordjournals.org /content/10/3/173.abstract
[34] MJ Taggart, “La complejidad de las caveolas: una valoración crítica de su papel en la función vascular”, Simposio de investigación sobre caveolas: señalosomas esenciales para el sistema cardiovascular, Proc Physiol Soc 19, SA21, Universidad de Manchester, 2010.
[35] P. Thavendiranathan, A.Bagai, MA Brookhart y NK Choudhry, “Prevención primaria de enfermedades cardiovasculares con tratamiento con estatinas: un metaanálisis de ensayos controlados aleatorios”, Arch Intern Med . 166(21), 2307-13., 27 de noviembre de 2006.
[36] RS Tilvis, JN Valvanne, TE Strandberg y TA Miettinen “Importancia pronóstica del colesterol sérico, latosterol y sitosterol en la vejez; un niño de 17 años estudio de población”, Annals of Medicine , Early Online,
[37] J. Tong, PP Borbat, JH Freed e Y. Shin, “Un mecanismo de tijera para la estimulación de la mezcla de lípidos mediada por SNARE por parte del colesterol”. Proc Natl Acad Sci USA 2009;106:5141-6.
[38] L. Vila, A. Rebollo, GS AÄ’alsteisson, M. Alegret, M. Merlos, N. Roglans y JC Laguna, “Reducción de la expresión de fructoquinasa hepática y mejora de la inflamación y el metabolismo hepático en alimentos alimentados con fructosa líquida rats after atorvastatin tratamiento”, Toxicology and Applied Pharmacology 251, 32-40, 2011.
[39] Walley T., Folino-Gallo P., Stephens P et al, “Tendencias en la prescripción y utilización de estatinas y otros medicamentos hipolipemiantes medicamentos en toda Europa 1997-2003”, Br J Clin Pharmacol 60, 543-551, 2005.
[40] KA Weant y KM Smith, “The Role of Coenzyme Q10 in Heart Failure”, Ann Pharmacother , 39(9), 1522-6, septiembre de 2005.
[41] FR Westwood, A. Bigley, K. Randall, AM Marsden y RC Scott, “Necrosis muscular inducida por estatinas en la rata: distribución, desarrollo y selectividad de fibras”. Patología Toxicológica , 33:246-257, 2005.


Cómo funcionan realmente las estatinas explica por qué no funcionan realmente. de Stephanie Seneff tiene una licencia Creative Commons Attribution 3.0 de Estados Unidos .

Leave a Comment